[titulo]

Publicada el 24-09-2018
El envejecimiento psicológico en personas en situación de calle

Personas  de entre 25 y 40 años, acogidos  por instituciones no estatales, exhiben rasgos de vejez psíquica anticipada.


Whatsapps UCASAL

La cátedra  de Psicología Evolutiva y  Cultura de la Adultez y Senectud, de la carrera de Psicología de la Ucasal,  indagó sobre el proceso de envejecimiento psicológico anticipado entre quienes abandonaron la vida familiar, resisten lazos con otros,  no desean ajustarse a normas, prefieren evitar compromisos, se sienten más “cómodos en la calle” y hasta relativizan la necesidad de los vínculos familiares.

El envejecimiento psicológico se da en cualquier persona, con o sin situación de calle, pero entre estas últimas se caracteriza porque cronológicamente,  los individuos se ubican  como adultos tempranos o medios, pero llevan en sus cuerpos e historias, fenómenos de la adultez tardía.

Como es cada vez mayor el número de individuos en situación de calle, la cátedra consideró relevante profundizar sobre esta temática, dado que no hay antecedentes teóricos en Latinoamérica. Los  autores remiten generalmente al  envejecimiento, centrando la perspectiva biológica del proceso con lo cual hay un vacío conceptual respecto al envejecimiento como proceso psicológico en la bibliografía general de la psicología evolutiva de la adultez y la adultez mayor. Por ello, la investigación abre también la posibilidad de contribuir a  la construcción teórica de ese concepto.

Así, los objetivos generales del proyecto de investigación fueron, construir una aproximación teórica del concepto de envejecimiento psicológico y conocer si las personas que se encuentran en situación de calle, presentan envejecimiento psicológico anticipado.

Entre los objetivos específicos, la cátedra se propuso identificar factores psicosociales que inciden en el envejecimiento psicológico anticipado de las personas que se encuentran en situación de calle y analizar  cómo se presenta en ellas lo vocacional.

 La investigación fue realizada en 20 personas, de entre 20 y 25 años, en instituciones locales que acogen a personas en situación de calle.

El trabajo, cualitativo de nivel descriptivo, se hizo observando  las prescripciones contenidas en la Ley Nacional de Salud Mental, uno de cuyos artículos recomienda a los  psicólogos investigar los colectivos sociales vulnerados.

La tarea se desarrolló en el Centro de Día Cura Brochero y en la Hospedería Señor y Virgen del Milagro,  de la ciudad de Salta.

En 2017 se efectuaron  observaciones y luego entrevistas, que centraron sus ejes en la vivencia personal de la exclusión social, motivos percibidos que desencadenan la situación de calle, vivencias en la institución que los reciben y expectativas sobre el futuro.

Durante 2018,  catorce alumnos de la cátedra participaron como talleristas en el Centro de Día junto al equipo docente. Se llevaron a cabo intervenciones con la modalidad de taller,  para trabajar las historias personales y  se usaron técnicas  lúdicas,  psicocollage y técnicas de historización.

 

“El inicio de la vida en calle es siempre resultado de una ruptura de vínculos basales”. 

(Ministerio de Desarrollo Social de Chile-2017) 

La aseveración del ministerio Chileno de Desarrollo Social, explica las razones de fondo por las cuales muchos individuos terminan viviendo en la calle, pero “cada caso y cada historia son singulares, advierte la licenciada María Marcela Álvarez Chamale, que descartó además, en los casos analizados,  a los motivos de apremio económico como factor  desencadenante para terminar en la calle; “son más cuestiones psico- afectivas” sostuvo. “Hay algo que se niega de la propia historia y que se rechaza en la  construcción de la identidad”.

Raquel Sosa, Magister y directora del proyecto de investigación, apunta que “son personas que no tienen recursos psico emocionales para sobrellevar determinadas situaciones; la calle no exige compromiso, la convivencia con el otro sí”.

“Hay una disgregación, una ruptura en la narración de su propia historia, por eso insistimos en la necesidad de la  historización de sí mismos”.

 Tienen una autoestima muy desvalorizada, son contradictorios en su discurso; por un lado quieren salir   de la situación, pero pareciera que se las ingenian para caer en el mismo lugar y por eso los ciclos se repiten”.

Marco conceptual

Respecto de la situación de calle, el estudio se apoya en las teorías de la exclusión social de varios autores, entre ellos trabajos de Santiago Bachiller, quien sostiene que “la exclusión, en tanto sinónimo de desafiliación, es el espacio social donde se mueven los individuos desprovistos de recursos económicos, soportes relacionales y protección social”. Se tomaron en cuenta  investigaciones de Luciana Cañeta para la Fundación Hechos en 2011; Yessica Cristina Soto Gómez, sobre las razones de los habitantes de la calle para aceptar o rechazar el apoyo social que brinda una institución de alojamiento y el informe del Ministerio de Desarrollo Social de Chile, que señala  que “el inicio de la vida en calle es siempre resultado de una ruptura de vínculos basales y los entrevistados lo expresan como una causa externa a sus deseos o motivaciones”. 

En el aspecto psicosocial, el estudio recoge el concepto de nuda vida, elaborado por el filósofo  italiano  Giorgio Agamben  y trabajado por Silvia Duschatzky; define a “aquellos sujetos  que han perdido visibilidad, nombre, palabra y que transitan por una sociedad que parece no esperar nada de ellos. Cuando un sujeto deja de realizar en sus inscripciones múltiples, trabajador, mujer, hombre, hijo, padre, artista, estudiante, etcétera, se aproxima a la nuda vida”.

El envejecimiento psicológico anticipado

No se puede hablar de un único envejecimiento, ya no es la pauta lineal y longitudinal formal la que marca la conceptualización de la palabra vejez. Existen diversas teorías y puntos de vista sobre cómo abordar esa etapa o hasta cuestionamientos para llamarla como tal, teniendo como punto en común su referencia al desarrollo biológico de las personas.

“Existen dos tipos de envejecimientos, un envejecimiento primario y otro secundario. “El envejecimiento primario implica los cambios graduales e inevitables que aparecen en todos los miembros de una especie (…); el envejecimiento secundario, es el deterioro corporal producido por fuerzas dañinas externas y evitables, y que se relacionan con factores controlables” ( Nuria Satorres Pons -2013 p.15)

Se puede considerar al envejecimiento psicológico como un envejecimiento secundario disparado por condiciones externas, como nutrición deficitaria, actividad física escasa o nula, exclusión de grupos de sostén afectivo y exposición a enfermedades infecciosas. Sumado a hábitos de vida variables y poco controlados en relación a las condiciones del ambiente para la adaptabilidad, y principalmente la insatisfacción de necesidades sociales, generan en la persona una sensación de vulnerabilidad social.

La perspectiva narrativa para comprender el envejecimiento psicológico anticipado

Hay varias teorías y enfoques que arrojan conceptos válidos para para explicar el envejecimiento: teoría de la actividad, de la desvinculación, del control personal y de la identidad, de la selectividad socioemocional, la perspectiva psicoanalítica y la perspectiva narrativa, que focaliza sobre la noción de identidad.

Paul Ricoeur (2005), autor de esta última, piensa al sujeto como alguien que lee su vida como si fuera otro, al mismo tiempo que la escribe y en este movimiento de lectura y escritura se produce una transformación de la representación que tiene de sí. Pensar al sujeto como un lector de sí mismo, implica considerar la identidad narrativa como una interpretación.

En esta línea de pensamiento Ricardo Iacub señala que:   “El envejecimiento, por diversas razones que aluden a la noción de finitud, de pérdida de roles, de prejuicios sociales, de modificaciones a nivel de la imagen corporal y de cambios en el cuerpo pondrán a prueba los lazos narrativos y podrán requerir un significativo trabajo de configuración que facilite la integridad de la identidad  personal” (2016, p. 166).

Articulando la formulación de Ricoeur y los planteos teóricos de Ricardo Iacub se consideró que la identidad narrativa puede definirse en los siguientes aspectos y manifestaciones del yo:

  • Crecimiento del yo existencial: visualización del sí mismo, en relación a la construcción subjetiva que se tiene del tiempo, de las experiencias y la imagen corporal.
  • Yo físico: apunta a las manifestaciones corporales que el sujeto experimenta a lo largo de la vida, y que tiene relación con la edad cronológica.
  • Yo temporal: se refiere que el sujeto es un ser gradual y temporal, que vive un presente, basado en un pasado y con proyección al futuro; es necesario e imprescindible que exista una coherencia entre estos tres tiempos porque permite armar un sentido de la vida.
  • Yo laboral: el aspecto laboral es importante para la conformación de la identidad en la mayoría de las personas; permite al sujeto poder definir quién es en el campo social y resignificar sus relaciones. La representación de este rol no siempre es el mismo y no dura para toda la vida.
  • Yo psicológico: el sujeto desde que nace hasta que muere busca en su vida alcanzar una madurez emocional, desarrollo de la inteligencia, equilibrio en sus sentimientos, la capacidad de reflexionar y de analizar, para comprenderse a sí mismo y a los demás.

 

Características del método

Se trata de una investigación de lógica cualitativa, donde se tomaron descripciones detalladas sobre sucesos y aspectos que se consideraron relevantes a los objetivos del estudio. De esta forma, centrados en una perspectiva interpretativa, nos basamos en la comprensión sobre los significados de las interacciones de las personas estudiadas. La investigación de tipo descriptivo, buscó identificar la posible presencia del envejecimiento psicológico anticipado y señalar sus aspectos. Al recolectar datos sobre las historias de vida y experiencias de los participantes seleccionados, sobre todo en sus aspectos psicoevolutivos; para describirlas, analizarlas y comprenderlas, optamos por tomar el diseño narrativo de la investigación.

Primeras conclusiones

Retraimiento, reducción de relaciones y pérdida de interés

En la primera parte del estudio se ha concluido entre otros aspectos que el agotamiento biopsicológico es observable fenomenológicamente en el deterioro de los cuerpos, el abatimiento y el tono de fatiga; que son disparados por el contexto de hostilidad ambiental en el que se desenvuelven.

La subyacente disminución de la libido también explica el desinterés generalizado a realizar actividades que las instituciones proponen, como formaciones o trabajos, lo que favorece el retraimiento sobre el sí mismo. Esto habilita que exista un desinterés por el otro, en el cual con frecuencia ese otro ha sido rechazante, juzgador o no contenedor.

Dicho retraimiento se origina en referencia a los grupos primarios, como lo explican con sus palabras: “de mi familia no espero ni me interesa nada”, la verdad estoy bien así, no necesito más que a las personas de la institución”, “todo bien con mi familia, me hablo a veces con ellos, pero no es que me llame mucho la atención hablarlos”, entre otras opiniones.

Otra de las conclusiones es que en los grupos secundarios el desinterés por el otro se acentúa aún más; al respecto manifiestan vivencias como “en la calle estoy mejor, tampoco es que necesito ayuda de los demás como todos piensan”, conllevando a la reducción de las relaciones sociales y la pérdida de interés por ellas.

Del mismo modo, expresan que “no me gusta que me tengan lastima, si esto es lo que elegí”, lo que evidencia un carácter de aislamiento de la esfera social donde ya no sucede una implicación con el otro.

El yo

Respecto del yo existencial surgen la angustia y disconformidad con el presente, lo que dificulta la historización de la trayectoria vital con posibilidades de cambio.

Sobre el yo temporal, se configura mediante la a-historización del pasado, y, con respecto al el futuro, aparecen el desamparo, los proyectos no realistas o ausencia de ellos.

En cuanto al yo laboral, este se encuentra desvalorizado como un posible efecto de una construcción de la identidad carente de valorización y acentuación sobre aspectos percibidos como negativos.

Por último, en el yo psicológico se rescata el reconocimiento de la necesidad de reparación sobre lo que se percibe como errado en la historia vital.

Sobre la actividad como objetivo vital aparecen expresiones como “yo me veo bien, ahora conseguí un trabajo al frente del hospital y la estoy remando”, que en cierto modo revela aspectos positivos y esperables, como lo es la promoción social mediante el trabajo.

El conflicto aparece cuando los períodos de actividad se hacen fluctuantes por la constante reaparición del desinterés por el otro, que llevan a la continuación de la situación de calle ya que dejan sus actividades remuneradas.

El futuro

Respecto de la actividad a futuro, se manifiestan mecanismos como la omnipotencia, que lleva a construir proyectos de vida alejados de la realidad que luego desembocan en la frustración.

Conclusiones segunda etapa

En la segunda parte del trabajo y bajo la modalidad de intervenciones se hicieron actividades sobre la historización de la biografía para permitir narrar la historia  vital de modo articulado en el tiempo. Fueron encuentros grupales orientados por la técnica narrativa para describir la historia en el pasado, presente y futuro, llevando a la discusión de posibles contradicciones, conexiones o posibilidades de cambio.

Están disponibles los testimonios recogidos y puntualmente un caso, con nombre ficticio.

Se realizaron psicollages con la consigna de reescribir la propia biografía en base a alguna característica personal calificada como positiva, yendo en busca de los cambios de posiciones en la identidad narrativa, la apertura a posibilidades y cambios de percepción y la modificación de los marcos de referencia rigidizados.

 

Entre las conclusiones de la segunda etapa  del trabajo de investigación, se apunta que las personas en situación de calle ven agravadas sus condiciones de vida. Revelan vulnerabilidad, indefensión y dificultad para dar respuestas adaptativas y duraderas; llevando a que los procesos de historización del ciclo vital se vean afectados por las desconexiones en la organización del tiempo vital, el desinterés generalizado por lo social, el incremento del narcisismo como mecanismo defensivo y la repetición del ciclo de exclusión social.

Esta historización atraviesa lo que denominamos envejecimiento psicológico anticipado, en el sentido de que las personas en situación de calle que cronológicamente se clasifican como adultos tempranos o medios, llevan en sus cuerpos e historias fenómenos de la adultez tardía.

En relación a la identidad narrativa, responden al

  • agotamiento psicológico,
  • a la retracción hacia el sí mismo,
  • al desinterés por el otro,
  • a la transformación del sí mismo y la actividad como objetivo vital. (Montes de Oca, 2013)

 

 Otras de las conclusiones es que el envejecimiento psicológico anticipado se  sostiene en las condiciones psicosociales de exclusión, que impiden que las personas puedan ejecutar sus proyectos laborales. Como revelan en las entrevistas, el acceso a oportunidades laborales se ve sesgado por la representación negativa que se tiene de las personas en situación de calle, disparando un efecto de bucle que acentúa la exclusión, impacta en la identidad narrativa y sostiene una biografía trazada por la marginalidad.

La segunda parte del trabajo de investigación tiene una singular relevancia y es que  la historización de la biografía, facilitó que las personas pudieran concebir la posibilidad de un cambio positivo en sus vidas.

Lo vocacional

Dada la situación marginal y el envejecimiento psicológico, lo vocacional aparece como algo fantaseado, no pudiendo hacer lazos con proyectos ocupacionales  concretos y realistas.

En este aspecto, se verificó el rol sustancial que cumplen, por fuera de las estructuras estatales, las instituciones que reciben a quienes están en  esa situación.

Las instituciones que participan del estudio ofrecen un acercamiento a la vida socializadora, colaborando para que las personas en situación de calle tomen en cuenta las necesidades de los demás y se permitan la convivencia. A veces, por períodos cortos de tiempo, menores a un año, logran reinsertarse y sensibilizarse para las demandas que les ofrece el medio laboral, construyendo así formas de consecución de sus metas.

“Desde esas instituciones hay respeto, actitud de acompañamiento  y de servicio; no solo un empleado y horarios rígidos” dijo Raquel Sosa.

Se recomienda finalmente una tarea de articulación con la carrera de Trabajo Social, analizar aspectos vinculados a la financiación de la fundación  Manos Abiertas, desarrollar sugerencias puntuales de políticas públicas al respecto, remitir resultados a organismos estatales y favorecer la conciencia social  mediante  la divulgación de los resultados.

Consejo de Investigaciones-Ucasal

Equipo de Trabajo

Directora: Mg. Lic. Prof. Raquel Adriana Sosa

Equipo de investigación:

Esp. Lic. Prof. María Marcela Álvarez Chamale

Esp. Prof. María Emilia Fernández

Esp. Prof. Franco Saul Tornello

Alumnos: 24 en total

Fecha de iniciación: Junio de 2017            

Fecha de finalización: Junio de 2018

Se realizó en colaboración de la Fundación Manos Abiertas a través de dos de sus instituciones: Hospedería Señor y Virgen del Milagro y Centro de Día Cura Brochero

 

Franja UCASAL

Ver más noticias

Azul UCASAL
Sede Central: Campo castañares - (Salta - Argentina) Tel.: 54-0387-4268800 / 0810-555-822725 (UCASAL)
Anexo Centro: Pellegrini 790 (Salta - Argentina) - Código Postal A4402FYP.
Dirección de Informática - © - 1963 - 2017 UCASAL - Todos los derechos Reservados.