UCASAL NEUQUÉN. Paso a paso, su recorrido por el deporte

Nicolas Millet, medallero olímpico, es estudiante de Contador Público en UCASAL. Acompáñanos a conocerlo.

Nicolas Millet nació en Neuquén y con 21 años es medallero olímpico y ejemplo de que con esfuerzo y dedicación se pueden cumplir los grandes objetivos que nos planteamos desde niños.

Hace 7 años inició su pasión por el handball. “Cuando era más chico tenía concentraciones con la Selección de Argentina en handball convencional, pero nunca quedaba en la lista”, inició, “después, pensé en hacer beach handball”.

Y ese fue el principio de todo. Empezó jugando en una cancha de IFES Handball, un club neuquino que hace 4 años es semillero de deportistas que con pasión y valores llegan muy lejos. Después de años de esfuerzo, en 2018 tuvo la oportunidad de estar en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires donde el equipo quedó tercero. España se llevó el oro mientras que Portugal la plata, siendo Argentina el único país latinoamericano medallero en beach Handball en esta oportunidad. “Para Argentina siempre fue complicado pelear a los equipos de Europa”, agregó.

Y su carrera continuó. En 2019 jugó con la Selección mayor en Brasil, en el torneo Sur-Centro de mayores. “Ahí también quedamos terceros pero conseguimos clasificar al mundial, que se suspendió por todo el tema de la pandemia pero será dentro de un mes y medio en Grecia”, comentó Nicolás, “también nos estamos preparando para un Torneo en Estados Unidos que es después del Mundial”.

El entrenamiento es uno de los puntos claves. “En el verano, generalmente estoy en Neuquén, entreno en la cancha 3 veces a la semana con 4 o 5 estímulos de gimnasio durante la semana y el fin de semana siempre tenemos torneo con 5 o 6 partidos”, relató. En este momento Nicolás está viviendo en Buenos Aires en un departamento frente al CENARD donde hace 3 o 4 veces a la semana cancha y gimnasio, “a veces voy 2 veces por día al gimnasio”, agregó.

Mientras, está en cuarto año de la carrera de contador en UCASAL. “Suelo levantarme, ir al gimnasio, cuando vuelvo almuerzo y estudio. La cantidad de tiempo que estudio depende de la época, cuando estoy en época de parciales es bastante, vuelvo de entrenar y estoy con el cuaderno y con la compu hasta que me voy a entrenar a la tarde”, relató. Eligió la virtualidad para cursar la carrera para poder organizar sus tiempos, esta modalidad de estudio le facilitó poder seguir superándose en lo que ama: el deporte.

“Yo encontré en el handball una forma de ser alguien que se distingue, de sentirme importante”, contó Nicolás. Para él es una gran alegría ver a su país y a su provincia progresar en el Beach Handball. “A nivel país, es importante ayudar a que crezca el deporte, que se conozca un poco más para que se respete, porque al handball de playa la gente no lo ven tan bien, queremos que hayan muchos más chicos jugando”, finalizó.