UCASAL ROSARIO. Un sentimiento ejemplar de unión y pertenencia

Claudia Elena Quintana se recibió de abogada en UCASAL y hoy, se desempeña como coordinadora de la sede de Rosario.

En el 2010, Claudia Elena Quintana llegó desde Entre Ríos sin saber lo que le esperaba en la provincia vecina. Había empezado sus estudios en la sede de Concordia y al trasladarse a Santa Fe por cuestiones laborales, se incorporó a la Delegación n° 62 de Rosario.

Tenía una rutina muy agitada ya que trabajaba y estudiaba al mismo tiempo. Cuando finalizaba su horario laboral se dirigía a su sede para aprovechar el tiempo y estudiar. Después de un tiempo, con mucho esfuerzo, se graduó como abogada. “Con UCASAL tengo un sentimiento de unión y pertenencia muy fuerte”, comentó Claudia.

Años después de recibirse, cambió su rumbo por completo, volvió a la sede que la vio crecer. “Llegué a coordinar la sede porque la anterior coordinadora, una mujer maravillosa, falleció por COVID”, contó Claudia con tristeza. Consecuentemente, eso la llevó a encargarse de la coordinación desde febrero de 2021 ya que tenía los conocimientos suficientes para el cargo.

Igualmente, la Delegación n° 62 ya tenía trayectoria. El 1 de enero de 2017 se puso en marcha en Rosario, provincia de Santa Fé, una ciudad muy grande con una amplia propuesta académica tanto en el ámbito público como en el privado. La coordinadora comentó que generalmente sus alumnos son personas mayores que trabajan, tienen carga de familia y demás, “en general, el adulto que trabaja no puede asistir a clase de manera presencial, entonces esta oferta académica permite que distribuya sus horas de estudio en casa, en un ambiente que se adapte a sus necesidades”, contó la coordinadora.

Lo que destaca a UCASAL es el acompañamiento y la formación continua, “el alumno a distancia muchas veces está solo y desorientado cuando recién arranca a estudiar de forma online. Desde UCASAL tratamos de darle mucha contención para que se amigue con las plataformas”, relató la coordinadora.

Historias interesantes no paran de llegar de la sede rosarina. “Tenemos una alumna de más de 70 años que dijo que nunca iba a ejercer como Corredor Inmobiliario y Martillero Público pero que recibirse era un mérito personal, solo quería tener el colgado el título”, relató la coordinadora sobre una alumna a la que le llegó su diploma hace muy poco tiempo.

Una sede repleta de experiencias que van desde la coordinación hasta el alumnado. Contención, sueños y futuro son las palabras que caracterizan a la coordinación rosarina que actualmente está a cargo de Claudia, una persona que avanzó hasta llegar a la coordinación de su amada universidad.