[titulo]

Publicada el 13-05-2022
UCASAL en el festival Pint o Science

Contribución de investigadores para mitigar el cambio climático.

Mauricio Núñez Regueiro: “Restauración de bosques frente al cambio climático: más allá de plantar árboles”.


Whatsapps UCASAL

Visitas: 0

 

“Hay mucho polvo, mucho calor, espinas, mosquitos gigantes, pero el Chaco es un lugar hermoso, es el segundo bosque más grande de toda Sudamérica después del Amazonas, está en nuestra región, el 60% del Chaco (región) está en la Argentina, Salta tiene una gran parte de su superficie, hay especies maravillosas, es uno de los lugares con más diversidad de armadillos en el mundo, es un lugar único”.

Así describió el doctor Mauricio Núñez Regueiro la zona del Chaco salteño, en cuyo vasto territorio se ubica Finca El Paraíso, campo experimental de la Universidad Católica de Salta, que no escapa al proceso de degradación generalizado del suelo y el bosque.

Nuñez Regueiro, investigador del CONICET, es licenciado en ciencias biológicas, posee una maestría en ciencias, ecología y conservación de la vida silvestre y un doctorado en ecología interdisciplinaria, con especialización en economía de los alimentos y los recursos naturales.

Participa actualmente de un equipo técnico multidisciplinario con la finalidad de recuperar el bosque chaqueño, con acciones en Finca El Paraíso y expuso durante la segunda edición del festival de ciencias Pint of Science (9,10 y 11 de mayo de 2022)

“Hay cosas que se pueden hacer para revertir el cambio climático” asevero. Planteó que “si hay que capturar CO2, plantamos árboles y se soluciona el problema, pero sabemos que plantar árboles solamente no es suficiente, necesitamos ir un poco más allá”.

 

Los árboles mueren de a poco  

Explicó que en la región chaqueña hay una gran degradación por el sobre pastoreo por cabras y vacas. Se parte de un bosque funcional y luego hay un agente de degradación, en este caso las cabras. Si no se maneja esa carga y se ponen demasiadas cabras en un lugar, la degradación es casi inevitable”.

“En algunos lugares la degradación es tan fuerte que el suelo se va lavando, porque no solo las cabras comen toda la vegetación, sino que también se va compactando el suelo; cuando llueve el agua se lleva partes del suelo, los árboles adultos que alguna vez sobrevivieron, tienen cada vez menos suelo y se van muriendo de a apoco”.

Expuso imágenes contundentes respecto al cambio drástico que exhiben las zonas degradadas, mencionó un trabajo científico denominado “La relación biodiversidad-productividad, clave para las soluciones climáticas basadas en la naturaleza” y afirmó: “esto nos dice que hay una oportunidad para un triple canal entre el clima, la biodiversidad y la sociedad”.

 

Circulo vicioso

Los animales y las plantas necesitan una serie de condiciones para poder vivir. Si aumenta el cambio climático, aumenta la pérdida de biodiversidad, muchas especies de plantas y animales que no van a poder vivir donde antes vivían, es un círculo vicioso.

Alertó que “si un bosque pierde toda su fauna, pierde su capacidad de recuperación, dejan de existir los animales encargados de la dispersión de las semillas, hay menos semillas; también si no hay abejas es difícil polinizar las flores de los árboles que se necesitan para capturar CO2.

Añadió que “tenemos un sistema más complejo, donde el CO2 es solo un elemento” y explicó  que para poder restaurar hay ocho  lineamientos:  contactar actores, beneficiarios, usar  directos de los esfuerzos de recuperación; usar distinto tipo de conocimiento, porque si bien el conocimiento científico es fundamental y el método científico es muy valioso, a también hay muchos saberes  tradicionales, que tiene otro tipo de sustento sumamente valioso y que informan mucho nuestro esfuerzo para recuperar ambientes degradados; informarse por los sistemas de referencia y cambio climático, pensando en cuáles son lo ecosistemas de referencia  para no equivocar criterios; apoyar los procesos de recuperación ecosistémica, respetando el proceso por el cual los ecosistemas se restauran por sí solos, tener objetivos y metas claras, usando indicadores que puedan medir superficie recuperada o árboles plantados, para tener ide a cuánto se avanza, ganar valor acumulativo cuando se aplica a grandes escalas, una cosa es recuperar un parche chico, pero estamos hablando una situación de emergencia global donde necesitamos recuperar muchas hectáreas, entonces  los esfuerzos que diseñemos tienen que ser posibles de extrapolar, de aplicar en superficies mucho más grandes; la recuperación es parte de un continuo de medida de restauración, hay muchas formas y es bueno combinar.

Dijo que, si bien los efectos del cambio climático a nivel global son muy difíciles de revertir en los próximos 200 años, lo interesante es que todavía hay una esperanza para disminuir esos efectos a nivel local. Tenemos una gran oportunidad, pensando en la región chaqueña y en Salta.

 
         

Esfuerzo sin precedentes

“Esto se puede revertir con esfuerzos de mitigación de cambio climático y pasar de un circulo vicioso a uno virtuoso y ahí está la clave de lo que se puede hacer para revertir la situación“.

Nuñez Regueiro dijo que “UCASAL junto con otros colaboradores del CONICET y la UNSa estamos haciendo un esfuerzo sin precedentes en el bosque chaqueño y trabajamos en Finca El Paraíso que tiene alrededor de 4400 hectáreas, en medio del Chaco, con 350 hectáreas altamente degradadas.”

Expresó que “que ese trabajo representa una gran oportunidad para aprender cómo recuperar el bosque siguiendo los lineamientos expuestos”.

Detalló que lo primero que se está haciendo es actuar con pobladores locales que vive nen ahí por tres generaciones, con lo cual se van sumando estrategias y saberes de manera participativa.

 

Otra línea de acción es la restauración y el monitoreo, pensando en la vegetación y en la funcionalidad del ecosistema, porque “más allá de plantar árboles, tenemos que pensar en los mamíferos, en las aves, en los polinizadores, para poder llegar a una restauración ecológica en serio”.

Otra línea, es la reproducción de especies de árboles y arbustos claves en invernadero, aunque no siempre se encuentran la especie que se necesita y se recuperan semillas, y no todas resultan fáciles de germinar y eso requiere estudios de laboratorio”.

Señaló que el próximo paso es trabajar con alternativas económicas compatibles con el bosque, con un cambio de manejo de las cabras, que sea más amigable con los esfuerzos de conservación y restauración a largo plazo.

 

Franja UCASAL

Ver más noticias

Azul UCASAL
Sede Central: Campo castañares - (Salta - Argentina) Tel.: 54-0387-4268800 / 0810-555-822725 (UCASAL)
Anexo Centro: Pellegrini 790 (Salta - Argentina) - Código Postal A4402FYP.
Dirección de Informática - © - 1963 - 2017 UCASAL - Todos los derechos Reservados.