[titulo]

Publicada el 18-02-2020
#EmbajadoresUCASAL: Graduados por el mundo

Agustina Piérola Matos es graduada de la carrera de Recursos Humanos en nuestra Universidad. Actualmente se desempeña laboralmente en la empresa multinacional Sanofi - Chile. Conocé su experiencia. 


Whatsapps UCASAL

Visitas: 0

Por la Lic. Agustina Piérola Matos 

--

Miro hacia atrás y me parece ayer cuando caminaba por los pasillos de la facultad con la cabeza llena de proyectos, cuando ese noviembre de 2014 salía feliz de haber defendido mi tesis con la cabeza llena de papeles y todas esas cosas que a tus seres queridos se les ocurre tirarte cuando te recibís..

Siempre fui una chica muy inquieta, pero sobre todo, apasionada por mi profesión. Decidí estudiar Recursos Humanos porque lo encontré como una gran manera de aportar a la vida de las personas, tratando de que todos seamos felices en ese lugar donde pasamos tantas horas de nuestras vidas, nuestros trabajos.

A lo largo de estos años, tuve la suerte de contar siempre con el apoyo de mi familia, y de encontrarme con gente excelente en los diferentes espacios de los que formaba parte. Cuando estaba cursando el segundo año de mi carrera, inicié un voluntariado en Techo (organización en la que unos años más tarde, terminaría trabajando como rentada), sin imaginar todo lo que me iba a poder formar como profesional dentro de esta organización.

El voluntariado sin dudas me ayudó mucho a armar un networking robusto, conocer a la gente indicada y sobre todo reafirmar mi profesión en una causa que me apasionaba. Creo que esa es la clave del desarrollo profesional. Todas las personas podemos llegar a un máximo potencial, siempre y cuando nos conozcamos lo suficiente como para saber que nos gusta hacer, y por qué elegir hacer lo que hacemos todos los días.

La universidad me dio la oportunidad de iniciar una práctica profesional en una gran empresa de comunicaciones de la provincia, en donde conocí el mundo laboral en el ámbito privado. Luego de mi pasantía finalmente quedé trabajando en la organización. Durante esos años iniciales de mi vida como “egresada”, a través de portales web de búsquedas de becas, me postulé a una beca en un Máster online de doble titulación (Recursos Humanos y Gestión del Conocimiento en la Universidad Europea del Atlántico y Maestría en Dirección Estratégica en la Universidad Iberoamericana de Puerto Rico).  Gracias a Dios pude acceder a estos estudios, que terminé años más tarde después de mucho esfuerzo y haberme mudado cuatro veces de país.

Siempre me interesé mucho por el “área soft” de Recursos Humanos, me encanta poder aportar al desarrollo de las personas, buscar los perfiles adecuados para los diferentes puestos de trabajo, generar estrategias que mejoren la comunicación y que potencien el clima laboral positivo, pero sobre todo, trabajar en estrategias que nos lleven a mejorar la calidad de vida de los principales inversionistas de las organizaciones, los trabajadores. Creo que de esta manera, podemos generar una cultura empresarial que conlleve un real compromiso con su sociedad.

Así, durante mis años de voluntariado, conocí a una persona que para mí fue una gran mentora, Romina Setti. Con ella trabajé en diferentes proyectos desde que fui estudiante de la universidad. Nos unió la pasión por las personas y el compromiso por el trabajo de calidad. Juntas trabajamos en diferentes rubros, generando jornadas de trabajo diferentes, capacitaciones y talleres creativos, entrevistas por competencias, seminarios y nuevas oportunidades de impactar con nuestra profesión. Sin dudas fue un gran ejemplo de creatividad y profesionalismo en mi vida.

El tercer sector es un espacio en donde las posibilidades son infinitas, donde es mucho más fácil aplicar nuevas ideas porque no hay líneas limitantes que te impidan hacerlo. Existe gente que se quiere superar y que necesita apoyo profesional de gente apasionada para hacerlo. Es por esto que las organizaciones sociales fueron una gran escuela para mí, Techo fue una organización que me aportó mucho en mi formación profesional y desafió mis niveles de comprensión social.

Luego de llegar a un puesto que me desafiaba mucho en una organización que me enamoró desde el primer momento (la vocación es la clave de trabajar con alegría), comprendí que había llegado a un punto en la provincia que quería superar. En ese momento, supe que era hora de un cambio.

Siempre fui pésima en idiomas, entendía que si quería ampliar mis horizontes, necesitaba formarme mucho más. Así, gracias a una mezcla de curiosidad y las facilidades de internet, conocí muchas organizaciones de intercambios que te permitían trabajar y estudiar en otros países. Trabajé arduo para cumplir con los requisitos necesarios para un programa de work&travel y en 2017 me fui a estudiar un año inglés a USA (con todos los libros del Máster a cuestas). Sin dudas puedo decir que fue la mejor decisión que pude haber tomado!

Irme del país me amplió los paradigmas de una manera indescriptible. Además de ahorrar, formarme en habilidades blandas, avanzar sin igual en el Máster y aprender un nuevo idioma, pude conocer lugares que nunca imaginé que podría pisar en algún momento de mi vida, también llegué a conocer personas increíbles de todo el mundo. Al finalizar mi programa, decidí embarcar un nuevo viaje a Nueva Zelanda y el Sudeste Asiático (todo posible gracias a un gran compromiso con mis finanzas personales, trabajo duro y ahorro).

Estando en Nueva Zelanda, recibí una oportunidad a través de una plataforma de Talentos Globales (en la que me había inscrito años antes cuando inicié mi búsqueda de oportunidades en el extranjero) para trabajar en una empresa del rubro farmacéutico. Se trataba de una multinacional de origen francés. Inmediatamente ingresé en su website para comprender un poco más de qué se trataba, y SI, nuevamente me convencí de donde quería estar. Sanofi me abrió las puertas de un rubro que me encantó. En la empresa trabajamos para mejorar la vida de pacientes alrededor del mundo, innovando en nuevas moléculas que curen enfermedades que hoy nos tienen sin dormir.

Cada vez que pienso donde quiero estar, se mezcla esta pasión por mi carrera, la necesidad de que la empresa tenga un impacto real y positivo en la sociedad, y mis ganas de seguir creciendo y generando nuevas cosas. De actuar.

Es que en definitiva es eso, sentirte orgulloso de estar donde estas. Tener en cuenta que cada pequeña acción de hoy te va a llevar a un lugar diferente el día de mañana. No arrepentirte de los pasos que decidiste tomar, porque en su momento fueron las mejores decisiones que pudiste tomar. Aprender de los errores y llenarte los brazos de fuerza para encarar nuevos horizontes con más herramientas.  

La libertad de desarrollarte hoy en día es mucho más amplia que años atrás, las posibles mixturas de profesiones son infinitas, el mundo cambia a un ritmo acelerado y nosotros cambiamos con él. Mi recomendación para los estudiantes es que sean inquietos, curiosos y que se re pregunten, que no den nada por sentado, que no se conformen con respuestas vacías… porque en la curiosidad se marcan nuevos horizontes.

Las oportunidades son muchas y el tiempo es ahora. ¡Anímense!

 

                         

                    

 

 

 

Franja UCASAL

Ver más noticias

Azul UCASAL
Sede Central: Campo castañares - (Salta - Argentina) Tel.: 54-0387-4268800 / 0810-555-822725 (UCASAL)
Anexo Centro: Pellegrini 790 (Salta - Argentina) - Código Postal A4402FYP.
Dirección de Informática - © - 1963 - 2017 UCASAL - Todos los derechos Reservados.