UCASAL METÁN. No rendirse es la clave para cumplir metas

UCASAL es escenario nuevamente del cumplimiento de objetivos pendientes. Después de 20 años, Carlos Correa, se recibió de abogado enfrentando las adversidades que la vida le presentó.

Carlos Eduardo Correa tiene 51 años, nació en Rosario de la Frontera, vive junto a sus dos hijos y para mantener a su familia, vende bingos. Hace una semana dio por finalizado su objetivo pendiente desde hace más de 20 años en UCASAL: finalizar la carrera de abogacía.

A su sueño, lo inició en la universidad de Tucumán, pero fue interrumpido debido a la crisis del año 2000. Carlos, se vio en la obligación de volver a su ciudad a ayudar a sus padres para atender el negocio familiar, “igualmente, lo que sacaba del negocio no me alcanzaba así que tuve que empezar a vender bingos en la calle. Eso me permitió poder solventar los gastos de mi hogar”, relató.

UCASAL le abrió las puertas en la sede ubicada en Metán, provincia de Salta, “estoy muy agradecido con la universidad porque me dio la oportunidad de volver a estudiar”, agregó Carlos. Su inicio en UCASAL no fue por casualidad: “una vez en Facebook vi una jovencita de Rosario que es no vidente y estaba estudiando en UCASAL. En ese momento, me dije a mi mismo, si ella estudia, cómo no voy a hacer el intento yo, y ahí fue que empecé a investigar sobre la universidad. Yo tenía ignorantemente la idea de que ya había perdido las materias que tenía aprobadas, no sabía el tema de las equivalencias y gracias a dios me reconocieron todas las que tenía aprobadas”, relató.

“Desde que entré a UCASAL todo fue una bendición, creo en Dios y sé que cuando él quiere que se den las cosas se dan”, comentó Carlos, “ésta es realmente una universidad muy humana y plural porque le da la posibilidad de volver a estudiar a personas como yo que están trabajando y no tienen los mismos tiempos que tiene un estudiante. También te dan posibilidades económicas, a mí me dieron media beca, porque algunos a veces tienen la intención pero no los medios. UCASAL Te hace ver más allá, a no resignarse, a aspirar a más”.

El actual abogado contó que para estudiar, se levantaba a las 4:30 todos los días y a las 7:30 llevaba a sus hijos a la escuela, durante la tarde, estudiaba en la casa de sus papás o en el trabajo, posibilidad que le dio la modalidad virtual debido a que uno mismo organiza sus tiempos. “Yo por ejemplo cuando estaba en el trabajo, me ponía a estudiar desde el celular, al estudiar de forma virtual uno no tiene la presión de tener que estar en el horario de cursado, uno puede adaptar sus propios horarios y eso está muy bueno”, comentó.

La conectividad para él fue un problema pero lo supo resolver: “Estudié desde el celular y desde la computadora porque no tenía las posibilidades económicas para hacer impresiones. En cuanto a internet, solamente mis padres tienen wifi porque en la zona donde yo vivo no hay internet ni por antena, entonces, una vez hablando con la empresa del celular me dijeron que podía hacer anclaje de red y así pude rendir muchas materias”.

En cuanto a su futuro, Carlos dijo que: “lo primero que necesito es un trabajo y después voy a ver si tengo la posibilidad de hacerlo independientemente. Yo no planifiqué volver a estudiar y lo hice, voy paso a paso, si bien tengo idea de lo que quiero pero tengo que ver las puertas que se me van abriendo”. “UCASAL te da una gran posibilidad para cumplir el sueño que tienen pendiente y te demuestra que no hay edad para volver a estudiar, incluso, cuando uno es más grande, tiene otra cabeza y aprovecha el tiempo al máximo porque tienen otro tipo de responsabilidades”, agregó.

“Estoy muy agradecido con la Universidad porque me abrió las puertas y me dio la posibilidad de poder volver a estudiar y si Dios quiere tener un trabajo y poder brindarle una vida digna a mis hijos, es un orgullo haberme recibido aquí”, finalizó Carlos. UCASAL X es generadora de profesionales que, con responsabilidades y vidas complicadas, pueden cumplir sus sueños debido a la flexibilidad que internet presenta.